Tienes un escudo, ¡Úsalo!

En La vida existen los dos tipos de personas aquellos que son esclavos de los fármacos, y aquellos que los rechazan rotundamente prefiriendo los remedios caseros para aliviar los dolores o combatir las enfermedades que los aquejan, pero pienso que la mejor manera de combatir una enfermedad es prevenirla. El centro de todo es la buena alimentación, no es cosa de juego, ni es una razón estética, es la manera preventiva de alejar las enfermedades.

Es impresionante como conociendo las propiedades de cada alimento puedes conseguir reducir el consumo de fármacos cuando las enfermedades atacan, más importante aún es ver como los focos de infecciones pasan por tu lado y tu barrera inmunológica no los deja pasar. Vivimos en un entorno donde las enfermedades están a la orden del día, pero solo teniendo una buena defensa y los anticuerpos necesarios estos enemigos se van a buscar nuevas víctimas.

Cuando hablo de barreras de protección me recuerda a esa tarea que tienen los cerrajeros día a día, en cuanto al nivel de seguridad de los dispositivos que instala en un punto de acceso. No solo es la cerradura, sino es el escudo protector del cilindro, a parte que la puerta sea de las más resistentes a los ataques violentos, pero antes de eso es la necesidad de tener una buena iluminación si es de noche o un enrejado que le sume a los delincuente más tiempos para llegar al interior de la habitación. Son los cerrajeros los que han ayudado a analizar todo el proceso para hacernos menos vulnerable.

Pues tener conocimiento de cuáles son los alimentos que nos convienen en tal situación es la clave, y evitar los que son contraproducentes. Por ejemplo, a la cebolla se les han atribuido beneficio para el sistema respiratorio, además de tener propiedades germicidas, es por ello que as abuelitas hacen infusiones, que parecen milagrosos aunque de un sabor muy desagradable, nos dan una mano para mejorar nuestra salud. Así que cuando tengas afecciones respiratorias no dudes en consumir cebollas.

La papaya o lechosa es conocida, tiene un gran protagonismo en el mejoramiento de procesos digestivos o colitis, sea como ensalada o en jugo se recomienda para tales enfermedades. Siguiendo por el lado de la frutas, la piña tiene poderes diuréticos, nos ayuda a combatir el colesterol, el estrés, la anemia, la artritis y la intoxicación severa.

El consumo de la guanábana se ha relacionado con la prevención del cáncer, no les parece sorprendente, solo he mencionado unos pocos, pero las enfermedades más comunes, imaginemos como seria con el resto de los alimentos, que consumimos muchas veces solo por el sabor sin detenernos a pensar cuáles son sus beneficios.

El ajo es un buen aliado, este diente aromático es un antibiótico natural, anticoagulante y ayuda a elevar las defensas, así que es importantísimo que lo agregues a tus principales platillos frecuentemente. El brócoli cuida nuestro corazón, pero el rey de todos los alimentos es el agua, que con las porciones adecuadas nos hidrata y purifica el organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *